Noticia
Tendencias
Hacia dónde va el futuro del comercio electrónico: las tendencias que dominarán en 2023 
Desde el live shopping al mobile commerce, varios serán los elementos que cambiarán cómo se compra
Publicado por Raquel C Pico

Comprar online forma parte ya de la rutina diaria de la ciudadanía. Para las empresas, es una parte cada vez más importante del reparto de la tarta de los ingresos. Para 2025, de hecho, algunas estimaciones apuntan que cerca del 25% de las ventas totales del retail vendrá ya del ecommerce. Se comprará más online y, obviamente, se venderá más en la red.

Más allá de que el crecimiento y potencial de las ventas online haya hecho que "el ecommerce es una importante plataforma para las ventas que no hay que dejar de lado", como apunta en una nota de prensa la consultora de negocios eComm360, asentar posiciones para 2023 implica también comprender qué cambiará en el mercado y qué deberán tener muy presentes los responsables de comercios online. El último trimestre del año es el momento en el que los responsables de negocio afinan sus proyecciones y ultiman sus planes de acción. Comprender qué traerá el futuro es fundamental para sentar las bases de las decisiones que se tomarán en el siguiente ejercicio.

Y ¿qué tendencias dominarán en 2023 en ecommerce? eComm360 acaba de hacer su predicción para el nuevo año. Esta consultora apunta 4 tendencias, que son, además, casi por así decirlo, las tendencias básicas, las cuestiones que se ven más claras sobre el futuro - algunas incluso el presente - del ecommerce. Es decir, se pueden leer como la base de la pirámide y la lista de lo que ocurrirá sí o sí.

Las tendencias de base

Así, la consultora habla, en primer lugar, de realidad aumentada, recordando que la implantación de esta herramienta puede llevar a un crecimiento de ventas del 71%. "Esta tecnología abre todo un nuevo abanico de posibilidades a la hora de mostrar los productos a nuestros consumidores antes de comprarlos", apuntan. Si interesa, es porque ayuda a ver las cosas de una manera más completa.

Luego, suma la inteligencia artificial, una herramienta cuya presencia en ecommerce, señala, se ha visto reforzada por lo ocurrido durante la pandemia. Los consumidores quieren personalización, las marcas sueñan con hacerlo de la manera más eficiente posible y la IA se convierte en la pasarela favorita para conseguirlo.

Y, finalmente, sus proyecciones apuntan hacia dos viejos conocidos, el social media shopping y el mobile commerce. Las redes sociales seguirán ahí, porque tienen una presencia elevada en la vida de los consumidores y consiguen que se compre cada vez más a través de ellas. El entorno móvil es también casi inevitable, porque los internautas están navegando desde sus smartphones y, por tanto, las compras llegan desde ahí.

Tendencias menos seguras, pero más disruptivas

Igualmente, a estas tendencias que parecen inevitables, hay que sumar otras cuestiones que impactarán en cómo se compra y que, aunque su éxito es menos seguro, podrían alterar por completo la estrategia. Ahí está el live shopping, por ejemplo.

La idea del live shopping no es nueva, esta apuesta por el streaming en ecommerce empezó durante la pandemia y se asentó con fuerza en países como China. Si los consumidores no podían ir a las tiendas, estas iban a sus casas. Era como una versión tech de la teletienda, una que mostraba el suficiente potencial como para que gigantes como Facebook o Amazon intentasen importarla a los mercados occidentales.

A pesar del elevado interés, no acabó de cuajar en el binomio 2021-2022, pero ¿fue porque llegó demasiado pronto o con los players menos adecuados? Al fin y al cabo, TikTok no ha tirado la toalla. Como apunta el Financial Times, la red social va a lanzar en Norteamérica su apuesta por el live shopping, aunque lo hará aprendiendo de los errores que cometió en Reino Unido y externalizando la operación. En Asia, TikTok Shop es muy rentable.

De hecho, en las proyecciones de The Drum sobre el futuro del ecommerce el live shopping es una de las apuestas ganadoras, porque irá ganando en presencia en más plataformas y consiguiendo así resultar más familiar a los compradores. Eso sí, alertan sus expertos, para las marcas y vendedores supone también pensar mejor qué estrategia se sigue y quién será el portavoz ante esos consumidores.

"El social commerce y el live commerce se han convertido en ya en medios regulares de compra en Asia y están subiendo rápidamente en Latinoamérica", advierte William Margaritis, vicepresidente senior de Reprise Digital, al medio británico. "Estados Unidos y Europa no irán muy por detrás", añade.

El impacto del momento

Las otras dos grandes tendencias por las que apuestan en The Drum para 2023 recuerdan que las compras online no operan al margen de los tiempos. Por ello, es importante tener muy presente la inflación, que igual que está cambiando los patrones de consumo fuera de la red lo hará también dentro. La escalada de precios hará que los consumidores sean más reticentes con el gasto, pero también que investiguen mucho más qué compran, el dónde y el qué.

Igualmente, las experiencias acumuladas están haciendo que se perfilen roles. En 2023, quedará más claro que las compras online y offline tienen "roles divergentes" en la vida de los consumidores.

Publicado por Raquel C Pico